Cargando...
Separaciones y divorcios

Separaciones y divorcios

Cuando tu relación de pareja se fractura por alguna razón, es importante encontrar un abogado que sepa ayudarte a manejar ese momento, fundamentalmente porque en estos casos emocionalmente no sueles estar en condiciones de pensar de manera objetiva y tomar decisiones acertadas, lo cual es completamente comprensible, dada la vulnerabilidad de las emociones en este momento.

Algunos datos estadísticos hablan de que, los índices de divorcios en el mundo se encuentran alrededor del 30 al 50%, sin embargo, en los últimos meses se ha evidenciado un importante repunte, lo que le ha sido atribuido a la cuarentena y confinamiento que se sostiene en el mundo.

El estrés del confinamiento, la presión económica, y los conflictos en la convivencia bajo estos términos se han convertido en un detonante para las relaciones de pareja.

Muchos han logrado sobrellevar toda la presión, pero no todos han tenido la misma suerte. El mayor índice de divorcios se inclina hacia las parejas jóvenes, sin embargo, este temporal ha atacado a todos sin distinción.

Antes de emprender cualquier acción legal, es recomendable que asistas a terapias de pareja a través de las cuales puedas hacer prevalecer a la familia, principalmente si tienes hijos.

Todo proceso de divorcio o separación, es complejo, por ello es necesario manejar cada decisión con criterio y la asesoría y experiencia adecuada, ya que ello conlleva la estabilidad emocional y familiar.

Lo primero que debes tener en cuenta es todas las implicaciones que tiene esta decisión a nivel de, vivienda, vehículo, muebles y electrodomésticos, hijos, mascotas, manutención, custodia legal y régimen de visitas, cuentas bancarias compartidas, préstamos e hipoteca entre otros.

Factores que son necesarios definir antes de buscar asesoría legal en caso de divorcio/separación

Un divorcio o una separación son dos procesos distintos, que se manejan desde diferentes perspectivas, y a pesar de que en ambos casos hablan de una ruptura en la relación ambos conllevan acciones y consecuencias distintas a nivel de pareja, es por ello que es importante hacer un análisis de las implicaciones y la decisión que deseas emprender.

Las separaciones:

Son un trámite en el que, a pesar de romperse la convivencia, no existen una disolución definitiva del vínculo matrimonial, de manera que es imposible que los involucrados puedan volver a casarse mientras no se convierta legalmente en divorcio. En las separaciones el trámite puede ser reversible, por ende, es posible dejarlo sin efecto y reparar la relación dando continuidad al matrimonio.

El divorcio:

Es la disolución definitiva del vínculo matrimonial, es decir, este trámite no es reversible, por cuanto es un proceso del cual se debe está muy seguro.

Generalmente se recomienda, antes de llegar al divorcio, gestionar una separación, pues es muy recurrente, que las personas llevadas por la efusividad de las discusiones tiendan a arrepentirse y desistir del proceso legal. Es por ello que antes de iniciar cualquier proceso legal es indispensable ser conscientes de este proceso, también es la mejor opción cuando hay dudas o no existe una postura firme ante la separación.

" Los abogados de familia te agilizan estos trámites haciéndolo de la manera más ágil y menos traumática posible para ti. "

Jorge Postigo

¿Qué tipos de divorcio pueden darse?

Existen distintos tipos de divorcio, dependiendo de cuáles sean las condiciones de dicho trámite y que además dependen de algunas condiciones como, si hay o no hijos, si ambas partes están de acuerdo en la separación, además por supuesto de las causas de esta determinación.

Los divorcios se dividen de la siguiente forma.

  • Divorcio voluntario o de mutuo acuerdo: es aquel en el que las partes involucradas acuden de común acuerdo a los tribunales para solicitar la disolución de su vínculo matrimonial, estos casos por lo general son los más rápidos, pues ambas partes expresan su deseo de terminar la relación, por ende, solo deben llegar a los acuerdos de dicho divorcio.
  • Divorcio administrativo, también puede darse de común acuerdo, pero en este caso se hace ante el registro civil en el cual se contrajo matrimonio, este tipo de divorcio se aplica solo en el caso de no tener hijos en el matrimonio.
  • Divorcio oral o encausado, este trámite es solicitado por una de las partes involucradas, y en el cual se debe introducir una demanda y una propuesta, o convenio, ante los tribunales competentes.
  • Divorcio contencioso, ocurre cuando sólo una de las partes está decidida a finalizar el vínculo matrimonial, en este caso es necesario introducir una demanda ante un juez competente, este puede ser uno de los casos más costosos y largos.

En general, siempre será más rápido y simple, cuando se llegan a acuerdos de forma consensuada, por el contrario, los procesos pueden llegar a ser largos, complejos y costosos.

¿Es necesario establecer una causa para poder introducir una demanda de divorcio?

Hay principalmente dos tipos de causas de divorcio, una de ellas se le atribuyen diferencias irreconciliables, problemas económicos, discusiones, expectativas no realistas, falta de habilidades para resolver problemas, falta de compromiso, desigualdades en los roles de la relación los cuales son causas sin intención.

El otro causal de divorcio pueden ser por motivos con intención, donde pueden estar, maltrato o violencia de género, maltrato o violencia infantil, abusos, abandono, infidelidades, bigamia o adulterio entre otros.

Cuáles son las cualidades que debes tener en cuenta en el momento de elegir un abogado para tu separación o divorcio

  • Los abogados de familia son los profesionales indicados para atender este tipo de casos, no solo porque están preparados profesionalmente para este tipo de casos, sino que además cuentan con la experiencia y competencia necesaria para poder agilizar este tipo de trámites haciéndolo de la manera más ágil y menos traumática posible para ti.
  • Probablemente puedas pensar que contratar un sólo abogado para ambos involucrados sea una buena alternativa y elección rentable, sin embargo, es muy recomendable que cada persona tenga un profesional que vele por sus derechos, sin que sus acciones puedan estar parcializadas o inclinadas hacia una de las partes.

Una de las razones que hace más difíciles este tipo de casos, es que se está tratando con las emociones de las personas y la forma en la que éstas se afronten, es por ello que la mejor manera de manejar una separación o un divorcio es hacerlo de forma amistosa y consensuada, ya que las disputas legales en estos casos son más dolorosas y largas.

La asesoría profesional es indispensable en cualquiera de los casos, ya que el mal manejo de este tipo de casos puede acarrear inconvenientes en el proceso y además generar gastos innecesarios, problemas y quebraderos de cabeza en el futuro.

¿Te has separado o divorciado alguna vez?, ¿cómo fue tu experiencia a nivel legal?, ¿acudiste a un abogado para que intermediara?